martes, 24 de abril de 2012

REINVENTARSE






Al final, parece ser que el gobierno ha tomado la decisión de aumentar en un 20% la ratio de los alumnos/as en las distintas instituciones educativas (colegios e institutos) de esta manera nos vamos a ver en aulas con 30 o 31 alumnos/as (en el caso de primaria) y 35 o 36 (en el caso de secundaria), una decisión, que según el gobierno, garantiza la calidad de la enseñanza.
Ante tal afirmación, se me vienen a la cabeza varias preguntas: ¿Seguro que garantiza la calidad de enseñanza? ¿De verdad piensan que estas condiciones son las idóneas para dar clase? ¿Piensan que así habrá una mejora en los resultados obtenidos en Educación? Pues yo, bajo mi humilde opinión, creo que se equivocan, y además gravemente.
Está claro que estamos en un momento delicado, inmerso en una crisis ecónomica que nos está ahogando cada vez más. Pero los políticos de turno deberían de hacer un esfuerzo e intentar buscar soluciones (porque pienso que las hay), y fundamentalmente volcarse en mejorar la EDUCACIÓN, puesto que los alumnos/as que hoy están recibiendo clases en los distintos colegios e institutos son el futuro, y así deberían de verse, como el FUTURO.
Hace poco leí una anecdota muy graciosa, que decía así: Invertimos dinero en hacer autos inteligentes, edificios inteligentes, teléfonos inteligentes, electrodomésticos inteligentes etc....y digo yo, ¿No será mejor invertir en Educación y crear personas inteligentes? Hay cosas que se escapan a mi entendimiento.
Yo como maestro de Educación Física, me voy a ver en la tesitura, de tener en mis clases 30 o 31 alumnos/as, con el riesgo que ello conlleva (está claro que la Educación Física es una materia que lleva un riesgo intrínseco en sí misma) pero al aumentar el número de alumnos/as ese riesgo aumentará. También hay que destacar que en muchos de los centros las instalaciones dejan mucho que desear, así que habrá que reinventarse para poder dar una clase de Educación Física con 30 alumnos/as en un patio o un gimnasio de 30 metros cuadrados, y pidiendo en el mejor de los casos, que no haya columnas por medio.