jueves, 27 de marzo de 2014

NIÑ@S


La palabra NIÑ@ según la R.A.E. se puede definir de diferentes formas:

  • Que está en la niñez.
  • Que tiene pocos años.
  • Que tiene poca experiencia.

Sin embargo, el término “NIÑ@” tiene diferentes acepciones según los diferentes contextos a los que hagamos referencia.

Para un padre o una madre su “NIÑ@” será lo más importante de su vida, la razón de su existencia, la motivación para seguir luchando día a día a pesar de las posibles adversidades que se puedan encontrar.

Para un maestro, sus “NIÑ@S”  o sea sus alumnos/as, son como parte de su familia, no son suyos biológicamente hablando, pero sí emocionalmente. Cada uno de ellos llegará al aula con sus problemas, con sus virtudes, con sus miedos, con sus alegrías, y nosotros, los maestros/as, deberemos acogerlos y formarlos-educarlos de la mejor manera posible. Los maestros/as se pueden convertir en personas muy importantes en la vida de los “NIÑ@S”. Hay que estar atentos a las señales, a los gestos,  a lo que requiere cada uno, y todo ello desde el respeto y el cariño. El mejor regalo que se le puede hacer a un “NIÑ@” es servirle de ejemplo. Hay una frase que escribí hace algún tiempo y que dice así: “Cuando un niño/a te mira a los ojos y se le ilumina la cara…estarás en el camino de convertirte en la persona que a él le gustaría ser”. Ese es el mejor legado que le podemos dejar a nuestros "NIÑ@S"

Por ello desde este espacio, quiero homenajear a todos mis “NIÑ@S”, por hacerme reir, por hacerme enfadar, por hacerme disfrutar, por hacerme el tipo de maestro que soy, ellos me marcan el camino, sin ellos no podría ser lo que soy hoy. ¡Muchas gracias!




Porque SER NIÑ@ SIGNIFICA:

Creer en el amor, en los sueños, en la hermosura, en las creencias, significa ser tan pequeño que los duendes puedan acercarse a cuchichear a tu oído, que las hadas puedan revolotear alrededor tuya, significa transformar las calabazas en carruajes, las cajas de cartón en coches de carreras, significa transformar los cuentos en realidad, convirtiendo los ratones en corceles, los lápices en varitas mágicas, los círculos de papel en gusanos comelibros, las libretas en conjuros, las paredes en lugares mágicos, las aulas en mundos fantásticos,  la nada en todo, pues cada niño/a lleva en su alma a su Peter Pan y Campanilla particular.

Un consejo para aquellos navegantes que dedican su vida a hacer SOÑAR Y DISFRUTAR A NIÑ@S de todas las edades, enseñándoles un mundo lleno de magia, amor y belleza.

“Para encauzar a un NIÑ@ por la senda que debería seguir, viaje usted por ella de vez en cuando” Firmado por la Magia.








sábado, 8 de marzo de 2014

REGALO SORPRESA.

Llevo relativamente poco tiempo en esto de la docencia, 7 años. Todo este tiempo me ha dado para adquirir cierta experiencia, que junto con los cursos de formación que he ido haciendo, me han servido para mejorar mi práctica docente.

Hay ciertas cosas que antes hacía y que ahora no hago y, que he ido aprendiendo, con el paso de los años. Ahora soy una persona más tranquila, más sosegada.Tengo una mayor confianza. Le doy mucha  más importancia al aspecto social y emocional. Pienso que para educar necesitas llegar a los alumnos/as, necesitas entenderlos. Y todo esto deriva en una buena relación con ellos, que es lo verdaderamente importante. Más que contenidos y temarios.

También soy consciente de que debo seguir aprendiendo, de que esta profesión requiere de una continua formación, puesto que la vida cambia a una velocidad vertiginosa y que nuestros "clientes" son exigentes, y debemos estar a la altura de las circunstancias.

El otro día, uno de ellos, me trajo un regalo como muestra de agradecimiento. Me daba las gracias por ayudarlo. 

Hace unos meses, estuve realizando un curso, donde el ponente "Joan Vaello Orts" hablaba de las cualidades del buen maestro. Señalaba cinco: cercanía, disponibilidad, hablar bajito, escucha y transmitir calma.

Todo buen maestro/a, debe reunir estas cualidades. Nadie dijo que educar fuera fácil, es una tarea ardua. En el acto de educar intervienen muchos condicionantes. Pero todos y cada uno de nosotros tenemos que tener claro que tipo de maestros queremos ser. Posicionarte. Tener claras las ideas. A mí me lo indican mis alumnos/as. 


¡Muchas gracias a Sulaiman y a todos mis alumnos/as! Sin ellos no podría ser 
"El Profe Esteban".