domingo, 7 de febrero de 2016

PROYECTO "HORMIGAS COOPERATIVAS".

Este año, sin lugar a dudas, estoy más centrado en lo que me gusta. Sí, en mi área, en Educación Física. El año pasado tuve que ser tutor, y aunque fue una experiencia enriquecedora por todo lo que aprendí, he de reconocer, que donde realmente disfruto es en el patio.

Como principal objetivo este año, me propuse, probar nuevas experiencias. Durante el verano estuve ojeando diferentes temáticas para poder llevar a cabo en mis clases, y en eso andamos, probando.

A principio de curso, apareció la posibilidad de inscribirme a la quinta edición del proyecto de "Hormigas cooperativas", coordinado por mis compañeros Sonia, Tony y Manuel, había escuchado de su existencia en el Congreso de Actividades Físicas cooperativas de Vélez Málaga, pero en realidad, no sabía muy bien en que consistía eso de las "hormigas".

Investigué por la red en su web, os dejo aquí el enlace: Hormigas cooperativas, y me informé de todo el proyecto. Su temática principal son los retos o desafíos cooperativos, un tema que me gusta mucho y que funciona bastante bien en las clases, como pudo comprobar mi compañero @kiscovazquez hace poco y que expuso perfectamente en una de sus entradas en su blog "El valor de la Educación Física". ¡No lo dudé! Me inscribí y posteriormente se lo comenté a mis alumnos de sexto de primaria, los elegidos para llevar a cabo el proyecto. A todos ellos, les entusiasmó la idea.

En dicho proyecto, debes proponer una unidad didáctica sobre retos, utilizando la metodología del aprendizaje cooperativo. Por ello es necesario hacer grupos heterogéneos y definir los roles de cada uno, los cuáles irán rotando en cada una de las sesiones propuestas.

En un principio, lo ideal es hacer grupos de cuatro o cinco, sobre todo si los alumnos no tienen mucha experiencia en este tipo de metodología. Al principio suele haber dificultades, pero forma parte del "paquete".  En mis clases, salieron seis grupos de alumnos, tres estaban formados por cuatro alumnos y otros tres formados por cinco alumnos (clase de 27 alumnos). Antes de realizar los equipos, realicé un pequeño sociograma para conocer afinidades y rechazos, con la meta de que trabajaran correctamente. Pretendía que todos los alumnos estuvieran contentos con los grupos que les había tocado. Es la opción que yo utilicé para minimizar los posibles problemas que suelen surgir, hay muchas más.