domingo, 28 de febrero de 2010

Amar la materia. Amar la Educación Física.


Los maestros de Educación Física intentan tener en cuenta un gran número de objetivos diferentes: desarrollo de las capacidades físicas básicas, de las habilidades motrices, las estrategias de juego, el respeto de normas, la adquisición de gestos técnicos, el desarrollo de la expresión corporal, los conocimientos, el desarrollo afectivo y social. Los debates tormentosos llevados a cabo en la actualidad intentan determinar cuáles son los objetivos más importantes en Educación Física y se enfrentan múltiples puntos de vista diferentes, en el interior de estos debates. Sin embargo, y poco importan los principales fines tenidos en cuenta por el profesor, es posible afirmar que todos los maestros de Educación Física deberíamos enseñar con el objetivo fundamental de ayudar a los alumnos a amar y a valorar la actividad física.

Por lo tanto, el objetivo universal de todos los maestros de Educación Física debería encaminarse hacia la ayuda de los alumnos y hacia el amor por el proceso de aprendizaje. Por ello las experiencias en las clases de Educación Física deben de ser positivas y placenteras para todos y cada uno de los alumnos, intentando adaptarnos a las características e intereses de estos. Las experiencias positivas y con éxito en materia de aprendizaje ayudan a los alumnos a amar y valorar la materia, y asimismo, a amar y valorar el aprendizaje.

Yo soy maestro de Educación Física, porque amo lo que hago, y en parte se lo debo agradecer también a la educación que me han dado mis padres y por supuesto a las experiencias vividas en las clases de Educación Física y en los entrenamientos de los diferentes equipos a los que he pertenecido, yo siempre lo digo, el deporte foma parte de mi vida hasta tal punto que he hecho de él la forma de ganarme la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario