viernes, 23 de mayo de 2014

Inteligencia emocional.

En la actualidad, son cada vez más, los expertos en Educación que resaltan la importancia de la Inteligencia Emocional (IE) en la escuela.

Se trata de un tipo de inteligencia que puede describirse como una inteligencia interpersonal (permite comprender a los demás y comunicarnos con ellos) e intrapersonal (permite comprenderse mejor y trabajar con uno mismo, en definitiva, conocerse), de una forma más sencilla, se puede entender como habilidad para las relaciones sociales.

La inteligencia emocional puede trabajarse desde 5 ámbitos fundamentalmente:
  1. Identificar las emociones (conciencia de uno mismo)
  2. Gestionar dichas emociones (autocontrol)
  3. Motivarse.
  4. Reconocerlas en los demás.
  5. Gestionar las relaciones.
Todas las personas poseemos estas habilidades en mayor o menor medida, sin embargo, las personas con IE las tienen más desarrolladas.

Según estudios realizados por Daniel Goleman, la IE es el doble de importante (66% frente al 34%) que el conocimiento académico. Por ello es importante, que en nuestras escuelas se trabaje la IE a través de las diferentes asignaturas, puesto que son el entorno ideal para desarrollarla en nuestro alumnado mediante el juego y las actividades estructuradas. Mi compañero y amigo Juan Carlos Muñoz Díaz escribía un post en su blog relacionando las emociones con la Educación Física, (recomiendo su lectura: http://juancamef.blogspot.com.es/2014/05/educacion-fisica-y-las-emociones.html#more) y destacaba el papel tan importante, más que ninguna, de nuestra área en el desarrollo de los diferentes elementos intrapersonales e interpersonales.

Los maestros, durante las clases, también debemos de tener muy cuenta este tipo de inteligencia. El maestro siempre está enseñando, por acción o por omisión. Un maestro con una buena IE, tendrá en cuenta los siguientes aspectos en las relaciones con sus alumnos/as:
  • Tratarlos a todos como iguales.
  • Escuchar sus intereses e inquietudes.
  • Dedicar tiempo y atención.
  • Plantear retos.
  • Reforzar su autoestima y autonomía (creer y confiar en ellos)
  • Ser divertido, entusiasta, hacer uso del humor, hacer reir.
  • Respetarlos
Cada maestro, es el espejo donde se mira nuestro alumnado, prediquemos con el ejemplo. Convirtamos a nuestro alumnado en personas asertivas, personas empáticas, solidarias, críticas, resilientes, cooperativas.

"La inteligencia emocional dobla en importancia a la agudeza mental a la hora del lograr el éxito en el lugar de trabajo" John Whitmore





No hay comentarios:

Publicar un comentario