lunes, 6 de abril de 2015

MONITORES TITULADOS.

En ocasiones, suelo frecuentar, en mi ciudad, lugares destinados a la practica de actividad física. Lugares destinados al ocio. Lugares con material específico fijado al suelo (porterías, canastas) que sirven para que cualquier ciudadano activo pueda practicar algún tipo de deporte.

Estos lugares también suelen ser usados, en algunas ocasiones, por diferentes equipos deportivos para realizar sus entrenamientos. Fútbol y baloncesto mayoritariamente. Dichos equipos cuentan con "monitores", que se encargan de la realización del entrenamiento de los diferentes chavales que conforman dicho equipo. Lo pongo entre comillas, puesto que en la mayoría de las ocasiones, puedo ver auténticas barbaridades llevadas a cabo por estos, de ahí las comillas.

Hoy en día, es frecuente ver, como todo el mundo entiende de deporte y de actividad física. Cualquier persona (sin titulación oficial) puede decirte que tipo de ejercicios debes de llevar a cabo para correr una maratón, para ganar cuatro kilos de masa muscular, para perder peso....también es aplicable a las personas que suelen llevar equipos deportivos (hay excepciones), se suelen ver por estos lugares personas que llevan a cabo la función de monitor o entrenador deportivo sin ningún tipo de titulación, y si te quedas observando un rato el entrenamiento, te das cuenta de su poco conocimiento a la hora tratar con chavales en fase de formación. Con el paso del tiempo, las consecuencias son irreparables.

En la infancia, la realización de ejercicios de manera inadecuada, puede tener graves consecuencias en la vida adulta. A corto plazo, no eres consciente, puesto que cuando tu edad oscila entre los diez y veinticinco años, nuestro cuerpo está preparado para aguantar todo tipo de agresiones físicas (bien entendidas) pero a partir de los treinta, es cuando empiezan a aparecer las primeras goteras. Hablo desde mi propia experiencia. Por ello hemos de ser conscientes, de que nuestros entrenamientos y el entrenamiento de nuestros hijos deben estar supervisados por especialistas titulados en la materia. No todo el mundo vale. No me vale, que me digan, que yo llevo toda la vida entrenando y tengo mucha experiencia. No, no todo el mundo vale.

Los que nos dedicamos al mundo de la Educación física, hemos estudiado para ello, hemos estado preparándonos durante un cierto periodo de nuestras vidas, con el objetivo, de poder formar a nuestros jóvenes de la mejor manera posible y de la más saludable. Es una materia que nos apasiona, y pretendemos transmitirla de manera adecuada, fomentando en nuestros jóvenes hábitos saludables que aporten un beneficio a lo largo de sus vidas. A mí no se me ocurre presentarme en un hospital en urgencias, y pedir a la enfermera de turno, que me prepare el quirófano para poder operar. ¿Se imaginan la situación? ¿Quién sería capaz de ponerse en mis manos? Pues igual, cuando hablamos de actividad física, por favor, exijan monitores titulados, monitores competentes en su tarea.


Fuente: www.josemief.com

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en general. Me explico: Yo soy profesor de Ed. Física (No titulado, sino de Oposición) y no por eso sé menos o tengo menos experiencia que otros titulados. Mis hijas son atletas, pero a mi no se me ocurre entrenarla yo, porque entiendo que el entrenador (con título nacional) sabe mucho más de atletismo que yo de aquí a Pekín. Pero antes de sacarse el título de entrenador nacional también estaba más preparado que yo y que todos/as los/as titulados/as de la zona donde vivo. Yo doy clases particulares de Matemáticas y de Física y Química hasta bachiller. Y me he encontrado con ejercicios corregidos por profesores/as titulados que no sólo estaban mal corregidos, sino que encima confunden al alumnado. A veces mis hijas han sufrido una lesión en los entrenamientos o competición y los "traumatólogos" titulados no han sido capaces o no ha querido sanarles la lesión (Por no mandar una simple ecografía o una resonancia magnética) y se la ha tenido que corregir un fisioterapeuta, que no es médico titulado. O sea, en resumen. Títulos sí, pero con reservas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho de ser titulado "supuestamente" te da una mayor preparación hacía la materia en cuestión. Entiendo tu comentario, pero una cosa es la falta de titulación y otra no ser competente en tu tarea. En los casos que me pones de ejemplo, me gustaría saber, si los profesores que corregían los ejercicios eran especialistas en matemáticas, física o química, si es así, dichos profesores no son competentes en su tarea, no porque no sepan, seguramente por dejadez, por falta de reciclado. El que no está titulado, no sabe, porque no tiene los conocimientos, no tiene formación. En cuanto a los traumatólogos, te hablo por experiencia propia, hace dos años me lesioné: síntomas dolor en la ingle, piramidal cargado, pinchazo en la zona baja abdominal, tirantez en el pubis, estuve seis meses visitando distintos traumatólogos en mi ciudad, cada uno una versión: Dismetría de caderas, problemas de espalda, osteopatía de pubis. Hasta que me cansé y me fui a un especialista en caderas, solo necesitó una radiografía para verme la lesión: choque femoroacetabular, de la cual como remedio, pasar por el quirófano. Al final solucioné mi problema, y a los dos años me operé de la otra también. Incompetencia de los otros traumatólogos, pienso que no, falta de reciclado, falta de estar en constante formación. Yo soy maestro de Educación Física, diplomado, y mi área es mi pasión, me encanta, pero estoy en constante formación, siempre aprendiendo y leyendo las nuevas propuestas metodológicas y las novedades relacionadas con el área. Y por último, un fisioterapeuta tiene título oficial y precisamente desde esa profesión se lucha mucho por el intrusismo, otra cosa son los quiroprácticos o masajista, pero un fisio si es titulado. Gracias por el comentario. Siempre bienvenido a mi blog. Saludos.

      Eliminar