domingo, 4 de marzo de 2012

ALEGRÍA Y ENTUSIASMO.

Como ya comenté en alguna entrada anterior, este año me he decidido a pedir un práctico. Sus dos primeras semanas van a ser de observación. Ya consumió la primera y ahora entramos en la segunda semana. De forma general, me comenta que le gusta mi trabajo (como organizo la clase y como la llevo a la práctica), es todo un halago hacia mi persona, puesto que yo todavía considero que tengo mucho que aprender.
Creo que he tenido suerte, porque se ve un chaval aplicado e interesado, me gusta su actitud, me gusta su implicación, me gusta que propone cosas, me gusta que es cercano a los niños/as y me gusta que a veces, sin yo decirle nada, toma la iniciativa.
Además creo que es una persona inquieta, porque ya está dándole vueltas a la cabeza para poder llevar a cabo alguna que otra unidad. Y esa es la actitud que, bajo mi opinión, debe de tener un buen maestro. Por eso yo, desde aquí, lo animo a que se convierta en una esponja, y absorba todo lo que pueda y más, tanto de mí como de los niños/as. Que investigue por la red, que dé rienda suelta a su creatividad e imaginación, que sea osado y valiente, y que pruebe cosas sin miedo a que salga mal. Si hace todo eso, los primeros agradecidos seremos los alumnos/as y yo, los cuales aprenderemos muchas cosas de él. Y por supuesto, nos lo pasaremos genial.

Así que desde aquí, me gustaría decirle: "Sí tú muestras alegría y entusiasmo, al final acabarás contagiando a los alumnos/as".

Para terminar, voy a hacer referencia a una cita:

"Ríe y el mundo reirá contigo, llora y sólo te mojarás la cara"

No hay comentarios:

Publicar un comentario