sábado, 17 de marzo de 2012

DECRETO DE LA COMUNIDAD VALENCIANA.

Vengo leyendo estos días en algunos foros y en distintas redes sociales (facebook, twitter) que la Comunidad Valenciana esta elaborando el borrador de un decreto, que obligará a los maestros valencianos a trabajar durante el mes de julio. Es cierto, que todos los maestros del territorio español durante el mes de julio estamos a disposición de la administración, pero no se considera lectivo. La gente que desconoce la profesión aprovecha esta tesitura para subirse al carro de esta iniciativa (que yo como maestro considero errónea), y señalan que los maestros vivimos muy bien y que tenemos muchas vacaciones. Que nuestras vacaciones deben de ser como las de todo el mundo: 30 días. Dicho esto, voy a intentar justificar porqué son necesarias estas vacaciones en el cuerpo de maestros:

1. En primer lugar, es necesario recordar, que los maestros trabajamos con personas (cada uno y una de su padre y de su madre), no trabajamos con papeles, ladrillos, ordenadores, maquinaria. Y esas personas tienen sus sentimientos, emociones, personalidad, problemas, etc.

2. En segundo lugar, en la mayoría de las comunidades del estado español, la ratio estipulada por ley son de 25 alumnos/as, ley que no suele cumplirse. En mi caso, y en el de muchos compañeros del panorama español, estamos dando clases con una ratio media de 28/30 alumnos/as por aula. Me gustaría ver a un abogado, a un médico, a un auxiliar administrativo o a un farmacéutico atender de manera adecuada y responsable a 30 personas a la vez en sus diferentes consultas, bufetes, farmacias, establecimientos, etc. Con el estrés que ello conlleva. 

3. En tercer lugar, estamos hablando del mes de julio. El mes de julio conlleva en la mayoría del estado español altas temperaturas, si ya nos centramos en el sur, ¡apaga y vámonos! Yo vivo en el sur (concretamente en Ceuta) soy especialista de Educación Física, no me imagino dando clases durante el mes de julio a las 12 de la mañana, en el patio, a 30 o 32 grados de temperatura. Pienso que no sería una situación adecuada para mis alumnos/as. Y hablo de Ceuta, tengo compañeros en Sevilla y Jaén, que seguramente durante el mes de julio puedan llegar a los 39 o 40 grados de temperatura. Así que por esta razón se considera el mes de julio no lectivo, y pienso que de manera acertada. Tampoco concibo a los alumnos/as durante este mes dando clases en las aulas, estaríamos en la misma situación.


4. En cuarto lugar, el trabajo de maestro no termina en la escuela (hay de todo en la viña del señor), pero al que le gusta su trabajo, el que disfruta enseñando, al llegar a su casa, está preparando nuevas clases para el día siguiente, está investigando sobre otros métodos de enseñanza, está corrigiendo o preparando exámenes. ¡Eso no lo ve nadie! Un policía termina su turno y no se lleva el trabajo a casa, un bombero termina su turno y no se lleva su trabajo a casa, un médico termina su consulta y no se lleva su trabajo a casa, un administrativo termina su turno y no se lleva su trabajo a casa. Los maestros, la mayoría,  se llevan mucho trabajo a casa.

5. En quinto lugar, abrir la escuela en julio, si me parece una buena idea. Pero contratando gente que esté en el paro (más de 5.000.000 según los últimos datos) no obligando a los maestros a trabajar durante ese periodo. Se pueden promover distintas actividades: escuelas deportivas, campamentos, talleres, ect. Que pueden ser llevados a cabo por monitores, animadores, maestros, ect.

Espero y deseo, que dicho Real Decreto no se haga realidad por el bien de los maestros valencianos. Desde aquí les mando todo mi apoyo. Y como pueden ver, he intentado justificar el porqué de nuestras vacaciones desde mi humilde opinión. Un saludo a todos.

3 comentarios:

  1. Acabo de leer todo esto y siento realmente indignación: no porque quieran que tengamos menos vacaciones, sino porque siento mi trabajo totalmente infravalorado.
    En primer lugar apoyo todo lo que mi compañero Esteban ha matizado, pero además me gustaría añadir un aspecto que considero esencial. Lo que pretende la Comunidad Valenciana es que los maestros nos encarguemos de los alumnos en verano realizando diversas actividades. Sin embargo, mi trabajo consiste en programar una serie de objetivos didácticos, y recalco, DIDÁCTICOS que pretendo que mis alumnos alcancen durante una etapa de sus vidas. Es decir, que mi trabajo no consiste en tener entretenidos a los niños mientras sus padres no pueden/no quieren hacerlo. Nuestro trabajo consiste en ENSEÑAR, para ello estudiamos una carrera, nos preparamos unas oposiciones, nos formamos día a día...
    Y yo me pregunto: ¿se le pide a un médico que cambie las sábanas de sus pacientes? No, puesto que ese señor/señora dedicó muchas horas de su vida a formarse e invirtió dinero y años de su vida en ello. Nadie se plantea esa cuestión.
    ¿Se le pide a un juez que realice las más simples tareas administrativas? No, puesto que ese señor/señora dedicó mucho tiempo a su formación y hay otras personas (administrativos, secretarios...) cuyas funciones contemplan el organizar, por ejemplo, la agenda de ese juez.
    Entonces, ¿por qué se nos pide a los maestros que cuidemos de los niños? Ese no es nuestro trabajo, nosotros no hemos estudiado para ello. Y como bien dice mi amigo Esteban, hay millones de personas en paro: entre ellos, técnicos de Educación Infantil, animadores socioculturales, y un largo etcétera. Por tanto, que los médicos se dediquen a curar, los jueces a juzgar y los maestros a enseñar.
    El problema, pienso que viene de baja valoración que tenemos los maestros y opino que una buena forma de solucionarlo sería hacer que nuestra carrera universitaria fuera mucho más selectiva, mucho más dura y completa. Donde la nota para acceder a ella fuera bastante alta, donde se exija a los estudiantes ser un ejemplo de brillantez, de manera, que tal y como ocurre en países como por ejemplo, Finlandia, los que estudien esta carrera sean los mejores preparados, y así probablemente estaríamos mejor considerados (puesto que nadie sabe que todo eso es lo que tuvimos que hacer para superar el concurso-oposición...).
    Así que por último, les ruego a los padres y madres de nuestro alumnado que se preocupen más de la calidad de la educación de sus hijos, y no de las vacaciones de sus maestros.

    ResponderEliminar
  2. Ole¡¡¡¡ mi Yoli....dí que sí. Muy bueno tú comentario. Besitos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Valencia se le están viendo los dientes al lobo,...

      Si una propuesta como ésta se lleva a cabo me temo que el número de bajas entre el profesorado se va a incrementar notablemente...Los cursos de formación los va a hacer la Tía Margarita, las actividades extraescolares y los viajes el abuelo Jeremías,... Las reformas políticas que la aplique el ministro o el consejero de turno... Lo peor de todo es que después tenemos tanto amor propio y responsabilidad en nuestro trabajo que no hacemos todo ésto...

      Si de lo que se trata es que las familias no pasen ni cinco minutos con sus hijos, pues nada, abramos los colegios 24 horas, eliminemos las vacaciones y que los niños vean a sus papis sólo en horario de visitas, vamos... como la cárcel.

      Los papis que se lo pasen chachi piruli mientras los niños están en guarderías, digo colegios... se me fue la cabeza...

      Menos despilfarro y menos servirse de lo público y así habría menos crisis y más trabajo y por consiguiente no se estaría desviando la atención con propuestas populistas como ésta...

      Aplíquese ésto a diestros y zurdos, entiéndase, somos de EF,...

      Eliminar